Sara Marquez, tarotista profesional

Hola, soy Sara Márquez, vidente desde que nací, o al menos eso creo, pues recuerdo algunas predicciones mías hechas a los 3 y 4 años que los mayores se las tomaban como una gracia, hasta que, por supuesto, sucedían. Por lo tanto puede decirse que soy vidente de nacimiento, que es lo que en muchas ocasiones habréis visto anunciado como vidente natal o vidente innata.

El tarot es algo que siempre me llamó la atención desde muy niña y que comencé a aprender a muy temprana edad por interés propio y altruista. La verdad es que a la edad de 9 años yo ya manifestaba interés por temas esotéricos como la telepatía y cosas así. Es cierto que puede parecer muy temprano la edad de 8, 9 y 10 años, pero Bueno, para la gente más joven os diré que entonces madurabamos antes, pues no eran pocos los niños que edades entre 10 y 12 años que trabajaban o cuidaban de sus hermanos pequeños. Vamos, que perfectamente se nos podía dejar solos porque éramos como más responsables a fuerza de necesidad.

Mi función en la vida es ayudar a los demás, creo que por eso Dios me dio el don de la videncia o clarividencia, y la intuición y capacidad necesaria también para ayudar a la gente a través de la lectura de las cartas del tarot.

La cuestión es que cuando yo tenía aproximadamente unos 15 años conocí a una señora que era tarotista y que también hacía tirada de cartas con la baraja española. Era amiga íntima de mi madre y a veces me dejaba echar las cartas en las consultas que le hacía a mi madre. En esas ocasiones cogía las cartas que tenían para juegos y me ponía a hacer como que se las echaba a mi madre. Yo las interpretaba como buenamente podia y con los pocos conocimientos de los que disponía, pero ellas me animaban y me decían que no lo hacía de todo el mal, que se reían mucho con mis predicciones pero que apuntaba maneras.

Así pues, aproximadamente a los 15 años también comencé a echar la baraja española con las tiradas de cartas y significados que esta mujer me enseñó.

Un par de años más tarde fue cuando empecé a introducirme en las cartas del tarot, utilizando la baraja española por una parte y el tarot por otra. La verdad es que me encantaron las posibilidades que te da, pues utilizar la baraja de Tarot te permite obtener mucha información que a veces la videncia no puede proporcionarte.

Lo cierto es que creo que el Tarot es un complemento ideal para la videncia, ya que aparte de facilitar la conexión con la videncia (lo cual facilita mucho el trabajo para una vidente profesional), te da una serie de opciones que la videncia no puede proporcionar, aunque por supuesto la videncia tiene otras particularidades que el Tarot no podrá tener nunca.

…quizás os esté haciendo un poco un lío, ahora intento explicarlo mejor.

La videncia te dice cosas recientes, del pasado o del futuro e incluso se pueden ver de forma más nítida que con una baraja de Tarot puesto que los estás viendo. Esto se debe a que una buena vidente puede ver en el aire imágenes reales, parecidas a las que se ven los sueños, pero lógicamente, al tratarse de una videncia, son totalmente realistas, nada surrealista como en el mundo de los sueños. En cambio, una buena vidente, por mucho que se esmere, jamás podrá preguntar a su videncia sobre lo que ocurriría si la persona que acude a su consulta toma una determinación u otra diferente de las múltiples opciones que tiene a elegir.

El Tarot quizás no sea tan detallista en algunas cosas, sobre todo físicas, pero sí te permite, en la consulta de Tarot, que la tarotista realice preguntas acerca de lo que ocurrirá si la consultante del Tarot elige actuar de una determinada forma o de otra forma diferente. De esta manera, la consultante, a través de los consejos y conclusiones que le da el Tarot, y por supuesto la tarotista a través del tarot, puede asegurarse de tomar la decisión más adecuada.

Incluso en el Tarot existe la posibilidad, sin hacer ninguna pregunta concreta, de que la tarotista se concentre en pedirle al tarot un consejo acerca de cómo arreglar la situación que concierne al consultante de la manera más conveniente para él o ella. Os aseguro que si la tarotista es una buena tarotista profesional y experta, sabrá transmitiros sin implicarse personalmente el mejor consejo que nadie te podría dar, ya que ese consejo ha sido transmitido por una fuerza y una energía superior a través del tarot.

De hecho, una tarotista buena, experta y que se precie intentará siempre hacer esta pregunta antes de terminar su consulta de tarot.

Una vez detalladas las ventajas de la videncia y las ventajas del Tarot podréis entender porqué yo he fundido mi consulta unificando el Tarot y la videncia, pues creo que realmente me debo y les debo a mis consultantes proporcionar las opciones más completas posibles en cada una de mis consultas. Por supuesto, mezclando mis tiradas de cartas y actuando como tarotista, además de complementarlo actuando como vidente a través de mi videncia, es como creo que puedo dar el mejor servicio posible y ayudar más a la gente que necesita mi ayuda.  Mi objetivo es realizar mi misión en la vida, y esta es ayudar a los demás, aunque también abrir esos caminos que a veces vemos tan cerrados, o que son tan fáciles de transitar que nos perdemos antes de empezar a caminar por ellos.

Además… hablando de mi misión ¿Porqué iba yo a nacer con la gracia de ser vidente y tener además capacidad para interpretar el Tarot?

La verdad es que todo que el que se acerca a mi y confía en mis aptitudes como vidente y tarotista, y por lo tanto confía en mi consulta de videncia y tarot, acaba por encontrar la solución a sus problemas y un nuevo camino en la vida más armonioso y feliz. Este camino es el que podrás transitar si sigues los consejos que te doy en mi consulta de tarot

Mis consultas de videncia y tarot son claras, exactas y sin preguntas. Desde el primer momento te darás cuenta de que soy una vidente auténtica, porque no trato de tirar de la lengua, sino todo lo contrario.

Creo que una buena vidente y una buena tarotista no debe tener información acerca del motivo de la consulta de tarot o de la consulta de videncia, o ambas, si como en mi caso se hacen combinadas. Pienso que debe adivinar como vidente o como tarotista (o ambas cosas) en qué situación está actualmente, qué ocurrió en el pasado y, por supuesto, qué pasará en el futuro. Así es y así se demuestra cuando realmente es una buena vidente y una buena tarotista.

Además, esto deberían hacerlo con detalle, no a grosso modo, si de verdad son unas buenas tarotistas o unas videntes buenas.

Así es como una vidente buena y una tarotista experta demuestra su valía como vidente y tarotista.

Si hay algo a lo que no paras de dar vueltas y que quieres saber con certeza, o alguna situación que quieras resolver y no encuentres la forma, confía en mí y llámame ahora. No te arrepentirás.